• 2017-06-07-PHOTO-00000024.jpg
  • 2017-06-07-PHOTO-00000026.jpg
  • 2017-06-07-PHOTO-00000027.jpg

Los coahuilenses decidieron el domingo pasado, por mayoría, quién quieren que los gobierne. Esa persona es Miguel Riquelme.


En el PRI le decimos gracias a todas y todos los que confiaron en nosotros. Gracias a la ciudadanía y gracias a nuestros partidos aliados en esta elección. Les vamos a cumplir. No les vamos a fallar.

A quienes no votaron por nosotros les reconocemos puntualmente su derecho a disentir y gobernaremos firmemente, pensando en ganarnos su confianza.

El domingo vivimos una jornada electoral pacífica y exitosa, con índice históricamente alto de participación ciudadana del 60 por ciento.

Trabajaron cerca de 14 mil ciudadanas y ciudadanos en 3,600 casillas, que dedicaron su tiempo y su esfuerzo a favor de la democracia coahuilense. Muchas gracias a todos ustedes. Defenderemos su trabajo imparcial, ante quienes quieren ponerlo en duda.

El éxito de la elección se debe a esas ciudadanas y ciudadanos imparciales que recibieron y contaron los votos de sus vecinos en cada sección electoral.

En el PRI tenemos copia de las actas que ellos prepararon y firmaron. Ya las contabilizamos. Por eso tenemos la total certeza y seguridad de nuestra victoria. De la victoria de Miguel Riquelme que le dio el pueblo de Coahuila con su voto.

Ante su derrota, el PAN ha decidido atacar a la democracia. No vamos a permitir que quieran robarse con mentiras lo que no se ganaron en las urnas, lo que no se ganaron con los votos.

Mientras el PAN ataca el voto popular, nosotros lo defendemos. Mientras el PAN desacredita a las instituciones, nosotros las respetamos y las fortalecemos.

En el PRI hacemos los siguientes llamados:

A la ciudadanía –a las mujeres y a los hombres de Coahuila– un llamado para defender juntos, pacíficamente, su decisión democrática de la elección del domingo pasado, frente a quienes con mentiras la quieren desacreditar.

A la autoridad electoral, la exhortamos a continuar haciendo su trabajo. A no dejarse presionar por quienes, de manera irresponsable, pretenden romper la legalidad de esta contienda electoral.

Llamamos al PAN a la civilidad. A que respete la decisión democrática de las y los coahuilenses.

Y llamamos puntualmente a los dos Anayas a dejar de ser aprendices de López Obrador.

Al ver que su candidato no ganó, por segunda elección a gobernador consecutiva, el PAN decide inventar fraudes y mandar al diablo a las instituciones: Mandan también al diablo los derechos de las ciudadanas y ciudadanos que participaron libremente el domingo pasado en la elección. Esa actitud no es correcta. No se lo podemos permitir.

A Guillermo Anaya lo hemos escuchado decir, como mal perdedor, que se le han sumado otros tres candidatos perdedores. Que quede claro: la suma de perdedores no da un candidato ganador.

El único candidato ganador es Miguel Riquelme y así lo demuestran las actas

El PAN se queja de la elección de gobernador, pero no de las otras. ¿Cómo es eso posible? Fueron los mismos funcionarios de casilla, fueron las mismas elecciones democráticas y es la misma autoridad electoral la que organizó la elección y la que ha llevado a cabo el proceso de revisión del cómputo.

A los Anaya les decimos: Ganó Riquelme y ustedes lo saben. Sean demócratas y acéptenlo, respeten la decisión expresada por el pueblo de Coahuila en las urnas.

Hoy, con el triunfo de Miguel Riquelme, el PRI gobernará para todos. Este es un llamado a la paz y a la unidad. No a la división ni al caos institucional.

Desde ahora ofrecemos trabajar para todas y para todos los coahuilenses, de todos los partidos y de todas las expresiones ciudadanas.

El PRI siempre ha sabido asumir con responsabilidad sus triunfos y también asumimos con respeto democrático cuando la mayoría no nos acompaña.

Sabemos que no hay elección fácil. Aceptamos que en algunos distritos el voto no nos favoreció. Aceptamos la voluntad ciudadana en esos casos. Pero exigimos que con esa misma vocación democrática la oposición respete la decisión mayoritaria de las y los coahuilenses en la elección de la gubernatura del estado, las presidencias municipales y las diputaciones estatales, donde ganamos con nuestros aliados la mayoría.

Miguel Riquelme es el gobernador electo por la mayoría de la ciudadanía coahuilense. Y estamos, con las actas en la mano, 100 por ciento seguros que así se va a confirmar en los cómputos oficiales que iniciaron hoy ya.

En el PRI no vamos a permitir que el PAN divida a esta sociedad de mujeres y hombres libres y responsables.

Respeten la legalidad. Respeten la voluntad de los coahuilenses.

Ganó Coahuila. Ganó Miguel Riquelme.
Compartir
Regresar